Marketing como palanca de Liderazgo

Marketing como palanca de Liderazgo

 

Marketing como palanca de liderazgo

 

Uno de los elementos que marca la diferencia en épocas de cambio y dudas es sin duda la decisión y la capacidad de no quedarse quieto, apostando y asumiendo la equivocación  y la “prueba”como parte del camino.

He conocido a muchas personas en mi vida con grandes dotes de liderazgo, con la capacidad de visionar, alinear y de convencer pero al final estas dotes se quedaban en en intenciones porque no iban a ningún sitio. Se transmitían pero no se aplicaban en la empresa ni en las personas.

No voy a ser yo quien os explique lo que es el liderazgo pero si os diré que para mí  liderazgo es imaginarte un camino y lanzarte hacia él inspirando confianza técnica y personal y generando una energía colectiva muy fuerte que no necesita muchas respuestas ni verdades. Liderazgo es la capacidad de dejar hacer,  haciendo y transmitiendo a la vez. Liderazgo es ver firmemente más allá, reconociendo que no existe ninguna certeza más allá del convencimiento propio y de los que te siguen. Liderazgo es empatizar y equivocarse a partes iguales eso sí, mientras avanzas. Liderazgo es creer “activamente”.

El Marketing es una excelente palanca de para poner en práctica el Liderazgo de una persona u organización, ¿porqué? Por que no maneja certezas y sí método. Por qué requiere visionar y convencer además de empatizar con los momentos de otros. Por qué nos ayuda a relacionarnos y ponernos en marcha hacia el futuro con tecnología, herramientas, metodología etc.

En una época donde las estrategias son cada día más “declaraciones de intenciones” que garantías de éxito, los puntos de duda se resuelven sintiendo la determinación y humildad de sus “empujadores”  y viendo como su constante “recalculo” es un acto completamente normal.

Pero, ¿Porqué marketing puede ser una palanca de liderazgo en una empresa? 

Marca una meta y un camino.

Especializarse en un segmento de mercado  implica trabajarlo,  visionarlo y articular un camino hacia él. También implica convencer a los demás para avanzar hacia él. No todo es reaccionar, proactivizar pasa por imaginarse el futuro y ponerse en marcha.

Ayuda a empatizar.

 Sin duda, Marketing necesita entender al de enfrente y nos propone herramientas para conseguirlo. Mas allá de la investigación de mercado con sus encuestas y entrevistas, metodologías como la etnografía y  tecnologías como el machine learning nos ayudan a “ponernos en los pies del otro” e imaginarnos el futuro para movilizar.

 Maneja la comunicación.

Una de las grandes herramientas del Marketing es la comunicación y ésta es una de las bases del liderazgo. Compartir y transmitir visiones de una empresa en un mundo amplificado y tan conectado como el digital puede generar una condición de liderazgo, al menos percibido, que movilice y se vea amplificado de forma natural . Sin duda hay “cara b” con aquellos mensajes vacíos y cortoplacistas pero hablamos de la voluntad  de transmitir experiencias y conocimiento de forma generosa y constante qué es otra gran característica de un líder, empresa o persona.

La búsqueda de referentes o líneas de inspiración profesional en redes sociales como Linkedin o en blogs o incluso comunidades es una realidad en el mundo profesional y casi todos sabemos oler el humo ya.

Testimonia con el contenido y la experiencia.

El mundo del contenido, sobre todo en B2B, es un campo que evoluciona en importancia a pasos agigantados. Hablar de productos o de uno mismo en fases altas del funnel digital ya no funciona.

Ser auténtico, contarlo de forma llana, testimoniar desde otras personas (empleados, clientes etc) con sus experiencias vividas en primera persona cada día cuentan más.

Las emociones  globales que una persona siente en su  experiencia de cliente  más allá de momentos puntuales  generan recuerdo y un liderazgo percibido.

La forma de hacer las cosas cuenta …. y mucho.

Característica clave de un líder es la de “no todo vale con tal de conseguir un fin”. La forma cuenta. A un consumidor empoderado, no todo le vale, y esta es una realidad en el mundo de la empresa. No ser coherente con el impacto de la actividad (medioambiental, social etc) tiene un coste altísimo en su reputación. También  lo tiene el mostrarse como perfecto.

En pocos años hemos vivido un cambio increíble en este aspecto y sólo vale tener “una forma de hacer las cosas” no sólo para mi mercado, también para mis colaboradores.

Tiene que ser coherente y transparente.

En plena era digital, las marcas son los consumidores que a golpe de click pueden desmontar cualquier mensaje publicitario de una marca conectándose con otro. Una marca que no genere confianza en el tiempo no será creíble. Para lograrlo  ello la coherencia y la transparencia percibidas son innegociables.

 

Liderazgo, como Marketing, es relación; con la incertidumbre, con las personas, con el futuro. El momento que vivimos necesita más liderazgo que preguntas  y sobre todo  líderes que pidan la pelota pero también necesitan campos donde este liderazgo se aplique y se transmita en acción. Marketing sin duda, es un buena palanca de liderazgo para ponerlo en marcha y sentirlo.

 

 

Avisadme cuando publiquéis una nueva noticia!

Ir a la web